Rezler adopta prácticas sostenibles, reutilizando el agua usada en los procesos, además de supervisar, desde 2013, su emisión de gas efecto invernadero en la atmósfera, tomando medidas efectivas para minimizar el calentamiento global.